20 mayo, 2024

Entorno

La sequía y el cambio climático son dos de las principales preocupaciones de los ciudadanos hoy en día. Venimos de una temporada de falta de lluvias y de mucho calor. Y todo esto sumado ha provocado que estemos en un período de sequía que nos proyecta un futuro de temor e incertidumbre.

Aunque estos últimos días ha estado lloviendo y podemos considerar que este mes de mayo es más lluvioso de lo que estamos acostumbrados últimamente, no es suficiente para poder hacer frente a esta sequía que nos acompaña de hace meses y que pone en peligro no solo nuestra vida cotidiana, sino también la ganadería, la agricultura, el turismo, la industria, etc.

En este artículo de hoy del blog del Nautilus os damos 5 consejos al alcance de todos que nos ayudará a juntar fuerzas entre todos y así poder ahorrar agua y cambiar nuestros hábitos de consumo del agua, tener mucha más conciencia de la importancia que tiene y de la falta que nos hace.

1.Revisar las instalaciones de agua

Tener cuidado con las instalaciones de agua es primordial a la hora de ahorrarla. Tenemos que tener en cuenta que un grifo que gotea, puede llegar a malgastar hasta 1000 litros de agua al mes. Imagina si esto lo sumásemos de todas las casas, familias y establecimientos cuanta agua podríamos llegar a ahorrar (y también veríamos reducido el precio de la factura del agua a final de mes).

 

2.Sistema de riego controlado

Los sistemas de riego eficientes (como el gota a gota o los aspersores de alta eficiencia) nos ayudarán también a recortar este consumo de agua extra e innecesario. Por otro lado, pequeños gestos a tener en cuenta podrían ser intentar regar a partir de las 20h (para reducir al máximo la evaporación del agua) y plantar plantas autóctonas, ya que necesitas hasta 10 veces menos de agua que otras especies de otras procedencias.

 

3.Reutilizar el agua siempre que se pueda

¿Cuánta agua se gasta cuando abrimos el grifo y esperamos que salga caliente? ¿o mientras lavamos la fruta o la verdura? Poder recoger y aprovechar esta agua de alguna manera (con un cubo, por ejemplo) es clave para poder reducir el consumo. Esta misma se puede utilizar para regar las plantas, tirar en la cisterna del wáter  o para lavar el coche, por ejemplo.

 

4.Instalar aireadores y reductores del caudal de los grifos

Esta instalación nos permite reducir el caudal del agua que sale de los grifos. Mezcla agua con aire y se puede llegar a consumir hasta un 50% menos.

 

5. Pequeños gestos que suman

Cerrar el grifo mientras nos enjabonamos las manos o nos lavamos los dientes, llenar al máximo las lavadoras, no utilizar el wáter como papelera… son pequeños gestos con grandes impactos. Si sumásemos toda el agua que se pierde en momentos puntuales y tan cotidianos como estos, seguramente nos daríamos cuenta de la importancia que tiene tener estos gestos presentes. Cambiar de hábitos es una de las grandes soluciones que tenemos a nuestras manos para reducir el consumo de agua.

To top